El Camino de Santiago, ruta de peregrinación por excelencia a nivel mundial, inunda desde hace siglos el valle de Nekeas con influencias Románicas y de toda índole, sobre todo francesas, posible origen de las cepas que ocupan gran parte del Valle de NEKEAS.

Paso obligado para peregrinos venidos de todas partes de Europa por el antiguo Camino Francés, actual Camino Aragonés, las lindes de nuestras viñas definen el recorrido del camino durante la Sexta etapa de esta ruta que recorre territorio Navarro desde Monreal a Puente La Reina.

En referencia a las influencias Románicas, numerosas son las ermitas que aparecerán en nuestro camino a su paso por Yárnoz, Otano, Guerendiain y Tiebas, destacando sobre todas ellas la de Santa María de Eunate, construida en la segunda mitad del siglo XII, de estilo románico y planta octogonal, que representa el final de éste emblemático camino antes de unirse al actual Camino Francés, ruta habitual, que comienza en Roncesvalles.

Conforma una ruta de gran belleza debido a los impresionantes paisajes, que contagian al peregrino una extraña sensación de libertad que guardará en su memoria para siempre. Responsables en parte de dicha belleza son los viñedos de NEKEAS, que sobre todo a finales del verano le pueden otorgar fuerzas al peregrino para el duro camino restante.