< NOTICIAS

Tempranillo



 

Es de todos sabido que la variedad Tempranillo es una fiel traductora de su “terroir”.

“En el Valle de Nekeas, nos encontramos en el límite norte del cultivo para esta variedad. Durante los meses de julio y agosto, la maduración va “viento en popa”, pero cuando llega septiembre y los días se acortan, deja de ser fiel a su nombre, tempranillo y se convierte en una de las variedades más tardías del valle (entre nosotros la llamamos “tardiillo”)”

Pero si cuidamos de que las producciones sean bajas, finalmente, año tras año acaba madurando y sin perder la acidez, uno de los problemas del tempranillo en climas excesivamente cálidos.

El resultado es una uva pequeña, que maceramos y fermentamos durante aproximadamente 20 días a una temperatura no superior a 25ºC en un intento de preservar las peculiaridades del tempranillo en el Valle de Nekeas. Aromas de bayas negras, laurel, regaliz y sobre todo finura, elegancia y trago largo. Es un vino joven, que no envejecemos en madera pero que conserva su viveza en la botella durante varios años.

Respetará el sabor y la textura de las carnes blancas y rosadas, poco elaboradas.